Manifiesto leido por la presidenta Bibiana Pérez en la plaza de María Pita el 12 de mayo, Día Mundial de la Fibromialgia, delante de la Concejala de Igualdad y Bienestar Social de La Coruña, Doña Eudoxia Neira.

Hola a todos y gracias por venir.                                                                         Soy Bibiana Pérez,   ama de casa y presidenta de la Asociación Coruñesa de Fibromialgia (Acofifa).

Este es un día más para cualquiera.     Pero para nosotros este día tan especial, es como una lanzadera al mundo,   para recordarles que aquí también hay gente con Fibromialgia.     Es el gran momento en donde celebramos el día Internacional de la Fibromialgia.    Es un tiempo que no olvidamos y que nos da fuerza mental,   al no sentirnos solas,   ya que es una celebración mundial.

Nosotros como asociación de la Fibromialgia,   representamos a todas las personas que sufren la fibromialgia y siendo sus representantes,   queremos alzar sus voces con las nuestras,   para que,   de alguna manera recobremos fuerzas y no pase en vano este día como una oportunidad más,    para luchar por nuestros derechos,   porque la Fibromialgia existe como enfermedad,    como existe el sufrimiento,  el dolor y si alguien no lo cree,    que se lo pregunten a la Comisión de Científicos de la Organización Mundial de la Salud, que demostraron las consecuencias en personas enfermas a las que le llamaron pacientes de Fibromialgia en 1992,    calificándola como una enfermedad más desde entonces.

Nosotros somos parte de las  personas que la sufrimos y por eso una vez más, tenemos la ocasión y fortaleza suficiente,    para hablarle al mundo de que queremos que nuestros dolores sobre todo se aminoren,   ya que la vida se hace mucho más pesada,   las esperas no tienen fin,   las horas se convierten en días,   la diferencia entre el día y la noche apenas se distingue.    Todo esto desarrolla una vida indigna.   Solo nosotros que la padecemos,   a veces ni la entendemos.     Estamos confundidas por falta de comprensión.     Quienes nos rodean y no tienen información de la enfermedad,   les es más difícil entendernos e Incluso por parte de algunas personas facultativas,   que nos provocan juzgándonos sencilla y fácilmente de vagas e incluso de que fingimos nuestra dolencia.     Esto da lugar a que nos de rabia acudir al médico, provocándonos a veces una indiferencia.       Que en el día no hacemos gran cosa y al día siguiente, menos y peor, pasando por una noche en la que nos causa terror e impotencia al meternos en la cama.      Al día siguiente,   cuando alguien conocido que  nos ve por la calle y nos dice que nos ve bien,   esto quiere decir,   que nuestra enfermedad es tan traicionera,   que se camufla muy bien en nuestro cuerpo.     A veces los comentarios que recibimos son muy crueles.     Con todo esto,   no solo sufrimos físicamente sino que también lo hacemos psicológicamente.     Toda esta suma de vida indigna, es solo la punta del iceberg y es la que se encuentra en este momento delante de ustedes hablándoles y sin embargo parece que no se nota,   pero aquí estoy,   con el objetivo de que todas las personas que sufrimos la Fibromialgia,  consigamos acercarnos un poquito al amparo de la definición de Salud, abalada por la Organización Mundial de la Salud,  que dice:   La Salud es un estado de completo bienestar,  Físico,  Mental y Social.     Esta definición fue consagrada por primera vez hace más de 70 años por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.                                                                                                                           

Lo que pedimos, ya no nosotros solos sino todas las asociaciones,   un lugar multidisciplinar en la que se pueda desarrollar con tranquilidad las actividades que aconsejan los facultativos para las personas con Fibromialgia.     Parece que se pide mucho,   pero en realidad es poco en la mente de algunas personas deterioradas psíquicamente y confusas por culpa de la Fibromialgia,   que suelen ser muy activas,  pero que precisamente la Fibromialgia las frena en el momento que  aumenta la intensidad del  dolor.                                                                                                                  

Os recordamos que la Fibromialgia no mata por vía directamente física,   pero sí,   lo puede hacer de forma indirecta psíquicamente, sufriendo una severa depresión con el inminente resultado del suicidio.

Quiero agradecer en nombre de toda la gente enferma y en el mío propio,   al Excelentísimo Ayuntamiento de La Coruña,   que una vez más nos ha dado esta nueva oportunidad.                                                                                     

También quiero agradecer a Doña Eudoxia Neira concejala de Igualdad y Bienestar Social por acompañarnos en este día tan especial e iluminar de color morado el Obelisco.  Al Señor alcalde de Sada,  Don Benito Portela,  por iluminar de color morado la fachada de su Ayuntamiento.              

Agradezco sinceramente a los medios de comunicación por divulgar mis palabras, que son las palabras de toda la gente con fibromialgia.

Dar las gracias de corazón a todos los presentes, a todos los que luchan por la misma causa y a las personas socias de Acofifa, que sin ellas esto no sería posible.               

Gracias.                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Compárteme!!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Autor: Acofifa

ASOCIACION DE FIBROMIALGIA ,SINDROME DE FATIGA CRONICA Y SENSIBILIDAD QUIMICA MULTIPLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *