SÍNDROME DE SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE

La Sensibilidad Química Múltiple (SQM) se define como un síndrome ambiental, crónico, limitante y orgánico, causado por exposición a productos químicos en muy bajas dosis y que provoca multitud de síntomas en distintos sistemas corporales.

El estado del paciente puede mejorar cuando los supuestos agentes causantes son eliminados o se evita la exposición a ellos.

Se trata de un proceso que se desarrolla de manera solapada y progresiva y que afecta principalmente a mujeres de mediana edad. Suele acompañarse también de intolerancias alimentarias, farmacolócias y de otro tipo. Con frecuencia cursa con enfermedades asociadas, especialmente el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

Los estudios realizados hasta la fecha sugieren un posible origen multifactorial de la SQM. En el desarrollo de la enfermedad parecen estar implicados diversos mecanismos de toxicidad, órganos y sistemas, tanto a nivel molecular, bioquímico, fisiológico y estructural. Es muy probable que el sistema nervioso central, el sistema inmunológico y el sistema endocrino participen en la respuesta toxicológica que se observa en el desarrollo de la SQM, mediante alteraciones en los mecanismos de interregulación existentes en estos sistemas.

Los principales síntomas mencionados por las personas afectadas son: dolor de cabeza, fatiga, irritabilidad, pérdida de memoria y capacidad de conentración, disfunciones cognitivas, insomnio, cambios de humor, depresión y ansiedad, entumecimiento, debilidad, dolor muscular, tensión muscular, falta de coordinación, dolor articular, dificultad respiratoria, tos, ronquera, otitis recurrente…etc.