Actualmente no se dispone de un tratamiento curativo para el Síndrome de Fatiga Crónica, por lo que el objetivo es, hoy por hoy, el alivio de los síntomas y la adaptación del enfermo.

El tratamiento debe ser siempre combinado, y debe tener en cuenta 4 perspectivas:

1. Farmacológica.

2. Psicológica.

3. Rehabilitadora – Física.

4. Educacional – Social

Como en el caso de la fibromialgia, no existen tratamientos milagrosos, hay que hir de aquellos que ofrezcan productos curativos, dietas milagro, etc.

Hay que ponerse siempre en manos de profesionales que conozcan bien la enfermedad, en quien se confíe y con los que uno se sienta cómodo para poder consultar las dudas.

Algo fundamental será que el paciente conozca bien la enfermedad y cómo reacciona su cuerpo ante el esfuerzo, para poder adaptarse a los límites que impone la enfermedad.